P. Edronkin

Consejos de paintball: Análisis de la batalla del 25 de Mayo del 2001 en Stefani (XXIV).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Sin embargo, dado que estos 'conflictos' son situaciones que le sirven al Gea para evolucionar operativa y tecnológicamente, no hay razón alguna para limitar esas mejoras al terreno de los participantes, y podemos decir entonces que el propio sistema de evaluación de los conflictos puede mejorarse.

Como de costumbre, tratamos de recrear en las GPs las condiciones reales de un combate para que constituyan un buen medio de entrenamiento.

Estas condiciones no solamente deben limitarse a las armas o los 'efectos especiales', sino que también buscan recrear la lógica propia de la toma de decisiones en circunstancias de gran presión o estrés.

Tradicionalmente esto se asocia con el hecho de hacer que el combate transcurra en situaciones de la mayor dificultad posible, a fin de aumentar la tensión y la fatiga en la que se encuentran los participantes.

Sin embargo, el modelo de evaluación utilizado hasta ahora no considera el valor intrínseco o característico de cada baja en sí, puesto que en la vida real, no tiene el mismo efecto sobre una tropa el perder a un soldado raso que a un oficial.

Por consiguiente, a partir de la siguiente batalla o GP de este conflicto, se asignarán puntos adicionales por cada baja (herido, muerto o prisionero) en función del grado de la víctima, partiendo de cero puntos para los aprendices, e incrementándose en un punto por cada grado superior, de forma tal que capturar a un Explorador B, por ejemplo, le daría al grupo que lo logre tres puntos por la captura, y además de ello, dos puntos más por el grado del prisionero.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©