P. Edronkin

La asignación de roles informales en las organizaciones (II).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Los grupos de seres humanos necesitan de culpables, inocentes, víctimas, héroes y victimarios. En algunos casos, esos roles pueden ser satisfechos externamente, pero cuando ello no sucede, la propia sociedad se encarga de hallar a los representantes adecuados dentro de sí misma.

Esto es hasta cierto punto inevitable y quizás deseable, pues como muchos otros rituales, sirve para definir la identidad del grupo. Sin embargo, este juego tiene una faceta peligrosa, que es el sectarianismo interno.

En efecto, al no constituir este un proceso formal dentro del grupo y de acuerdo a sus reglas establecidas, es mucho más riesgoso en términos de la inequidad que puede acarrear.

En muchos grupos, las asignaciones de roles informales dejan por largo de ser inocentes juegos, y se convierten en procesos de catarsis de resentimientos y odios que nada tienen que ver con lo justo o necesario, pero mucho con el lado perverso de la naturaleza humana.

Desde el punto de vista del control y administración, por consiguiente, el fenómeno que constituye la asignación de roles informales debe ser supervisado y controlado a fin de evitar que se convierta en segregación o alienación de algunos de los integrantes del grupo o sociedad en función de los demás.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©