P. Edronkin

Consejos para mejorar la estrategia de recursos humanos de una organización (IV).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"El proceso de incorporación de un nuevo integrante es similar al hecho de conocerse a nivel personal. La diferencia está en que una de las entidades que se está conociendo no es un individuo sino una organización mucho más grande.

En forma natural y hasta instintiva, durante un primer encuentro, ambos interlocutores se miden mutuamente. Muchas veces no nos damos cuenta de ello, pero el lenguaje corporal que utilizamos en nuestros encuentros con terceros desconocidos determina en gran medida como se comportarán ellos con nosotros y viceversa.

Gestos “no intencionales” como cruzarse de brazos, dar un firme apretón de manos, mirar para otro lado mientras nos presentan a un tercero, etc. son cosas que tienen un significado. Esas actitudes no son causales, y son percibidas por todos los seres humanos.

El lenguaje corporal es algo que existe, y si bien no transmite conceptos abstractos, sí se emplea para transmitir sensaciones.

Cuando una persona y una organización se enfrentan de esta manera por primera vez, generalmente se asume que la organización llevará la ventaja pues en el lenguaje corporal y la percepción inconsciente de la situación, se admitirá que la organización es mucho más poderosa que un solo individuo.

Sin embargo, el resultado de tales encuentros no siempre es provechoso para la organización, y hay casos en los que individuos han podido, curiosamente, imponer sus propias reglas de juego a entidades aparentemente mucho más influyentes que ellos."





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©