P. Edronkin

Consejos para mejorar la estrategia de recursos humanos de una organización (II).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"Es decir, el hecho de que sea la organización en sí misma la que delegue el poder en uno o más individuos para administrar las cosas no es una simple cuestión académica, pues esa situación es muy diferente de lo que podríamos dar a llamar como una situación dictatorial en la cual el individuo que ostenta el poder máximo emplea a la organización para sus propios fines.

Por supuesto, todos los participantes o miembros de una organización cualquiera poseen sus propios objetivos: en un empleo se cobra un salario, en un equipo deportivo, los jugadores buscan también su gloria personal, etc.

Esto no tiene nada de malo y es natural, pero una cosa muy distinta sucede cuando los individuos empiezan a concebir a su grupo, o se forman la imagen mental de la organización como una entidad que solamente está al servicio de sus fines, sin importarles las razones por las que dicha entidad existe.

Esta es una falla bastante común que he observado en, por ejemplo, las culturas de América Latina, y principalmente en el mundillo político, con el que (no se si decir lamentable o felizmente) he tenido que lidiar en algunas ocasiones. También creo que puede observarse en muchas otras organizaciones sociales de esta parte del continente americano."





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©