Don Pablo Edronkin

Cocina extrema: los fundamentos (II).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"Uno de los secretos de la cocina extrema es el manejo del fuego. Es indispensable saber producir una buena fogata, incluso en las condiciones ambientales más difíciles, y por supuesto, saber mantener la temperatura del horno de forma estable para que la cocción de los alimentos sea pareja y relativamente rápida.

Esto implica que quienes siempre terminan siendo los 'chefs' en los campamentos son los integrantes más avezados del grupo de viajeros.

Una pizza con salsa blanca.
Una pizza con salsa blanca.


Nuestra experiencia indica que salvo que un novato posea experiencia culinaria previa, las comidas preparadas por estos tiende a ser catastrófica tanto desde el punto de vista de su sabor como así también respecto de los retrasos en su preparación justamente por no saber encender y controlar un buen fuego.
.

Controlando el fuego en un refugio de circunstancia.
Encendiendo un fogón para cocinar
en un refugio de circunstancia.


Por ello, al llegar al sitio en el que se levantará su próximo campamento, o bien a un refugio, deje que las personas menos experimentadas se dediquen a juntar leña - y no nos referimos a buscarse merecidamente una somanta sino al combustible -, agua y los elementos necesarios para preparar el sitio en el que pasarán la noche, mientras quienes tienen experiencia cocinan. Todo debe hacerse esmeradamanete para evitar problemas inesperados durante la noche.

Encendiendo una fogata con madera húmeda y napalm.
El napalm (la pasta roja que se ve observa en la fotografía) sirve
para enceder fogatas en cualquier circunstancia.


Obviamente, es bueno que quienes no saben cocinar aprendan, por lo que uno de los novatos puede participar como aprendiz de cocinero, pero no es aconsejable que se dedique él sólo (o ella) a cocinar, pues podría equivocarse.

Recuerde que las provisiones durante los viajes siempre son limitadas, por lo que hay que aprovecharlas. Cualquier ración de alimento, batería, munición, leña, etc. que se malgasta es algo que no se va a recuperar y bien podría necesitarse más adelante. Un faltante de este tipo bien podría transformar a una excursión común en un problema, e incluso en una emergencia o situación de supervivencia.

El cuidado de las raciones de cualquier tipo requiere de disciplina. Normalmente, por ejemplo, uno podría sacar de su alacena unos caramelos o dulces al tener hambre. Pero en una excursión, salvo que se haya separado unas provisiones específicamente para dicho propósito, no hay que ir consumiendo los alimentos y provisiones de forma descontrolada y bajo el impulso del antojo. En general, las provisiones deben consumirse de forma racional."





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©