Don Pablo Edronkin

Cambiemos nuestra forma de ver al mundo (VII).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"Es decir, en cualquier organización es más fácil lograr un cambio de personas que de régimen. Por ello hay que tener cuidado cuando en pos de los derechos humanos, por ejemplo, se lucha para cambiar el gobierno de una nación, puesto que un cambio de personas no necesariamente implicará que se producirán cambios sustanciales y de fondo en dicha sociedad.

Debe tenerse muy en cuenta que las sociedades propensas a no respetar los derechos humanos, a despreocuparse por la ecología, por los derechos civiles, o por cuestiones de orden social, difícilmente cambien de un día para otro, y harán falta algunas generaciones para que, en caso de instrumentarse tales cambios, estos realmente den frutos.

Cuando el déspota en cuestión ya se ha transformado en un personaje muy conocido, como el caso de Saddam Hussein, la opinión pública puede engañarse totalmente creyendo que lo único que importa es cambiar al hombre, y que luego los cambios sociales sobrevendrán solos y de forma más o menos correcta.

Francia tardó muchos años en evolucionar desde un régimen monárquico absolutista hacia el país que hoy en día es admirado por tantos. Rusia probablemente seguirá un camino similar, y mientras tanto, quienes nos preocupamos por el medio ambiente y estas cuestiones, tendremos que considerar que este país, y por qué no, otros que son considerados “emergentes” como la Argentina y Brasil, continuarán produciendo disparates que nos desvelarán de manera continua."





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©