Don Pablo Edronkin

Refugios almacenados (IV).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"Todo este material debe ser guardado cuidadosamente a fin de impedir que los animales de la zona, el viento, etc. puedan diseminar el contenido del caché. Por otra parte, la luz del sol y los cambios climáticos degradan los materiales plásticos, por lo que un buen embalaje es esencial.

Una vez que se ha hecho uso del refugio de circunstancia, los materiales deben ser guardados nuevamente, pero no sin antes escurrir y secar toda la humedad que pudiera haberse acumulado. Olvidarse de hacer esto podría causar la pérdida de algunos elementos, además de mal olor y la presencia de hongos en la ocasión siguiente en la que se utilizarán las instalaciones. No sería buen llegar a un depósito de equipo con el fin de utilizarlo y ver que está inservible o que necesita de un lavado, secado y hasta. una desinfección.

En este sentido se debe tener muy en cuenta que los hongos aparecidos en el equipo a causa de la humedad pueden ser perjudiciales para la salud. De hecho, en las casas que se han inundado, una vez que se retira el agua, se debe hacer un extenso trabajo de limpieza y desinfección justamente a raíz de esos hongos.

Si se piensa que un depósito o refugio que se desea alcanzar en una travesía puede haber quedado afectado por la humedad, una medida relativamente sencilla que se puede tomar es llevar consigo un poco de lavandina (hipoclorito de sodio) líquida o en gel, y efectuar un lavado de los elementos afectado con esta sustancia diluída en agua.

Para secar los ponchos y plásticos, lo aconsejable es sacudirlos primeramente para quitar el grueso del agua, y luego dejarlos al sol unos minutos, antes de abandonar el sitio. Una vez que una cara se haya secado, se da vuelta el plástico y se deja al sol nuevamente, antes de ser guardado de manera definitiva.

Estos refugios resultarán más convenientes que las tiendas o carpas por el hecho de que no habrá que transportarlos constantemente, pero por supuesto, no son por lo general tan cómodos ni prácticos como los refugios, puestos o cabañas permanentes."


Una fogata encendida con napalm.
Una fogata encendida con napalm en un vivac de circunstancia y tras tres días
de lluvia y nieve. El material rojizo que se puede observar sobre la madera es
el napalm phougas empleado en esta ocasión para encender madera totalmente
empapada. El napalm puede almacenarse por varios años en estos refugios.



El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©