P. Edronkin

Consejos de pesca: utilizando explosivos (II).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"Algo similar ocurre con las cargas de combate como granadas y proyectiles, aunque la utilización de estos acarrea riesgos adicionales para el usuario en razón de la propagación de esquirlas. De hecho, en conflictos como la Segunda guerra Mundial, la Guerra de Vietnam y la Guerra de las Malvinas, se han colocado trampas caza-bobos debajo del agua, con el fin de que desprevenidos combatientes las activaran cuando estuvieran caminando o cruzando un arroyo o espejo de agua.

Muchas de estas cargas continúan en su lugar y constituyen un peligro para los habitantes de dichas regiones, lo cual es una prueba de la resistencia de los envases, generalmente metálicos, en los que se almacenan tales explosivos.

En el caso de las pólvoras y cargas tradicionales que pueden ser afectadas por la humedad, será conveniente colocar el explosivo dentro de algún tipo de recipiente que lo proteja de la humedad, y no se deberá sumergir la carga hasta el momento en el que se pretenda utilizarla, puesto que no serán tan resistentes a la misma como los proyectiles mencionados anteriormente. Antiguamente, ciuidar la pólvora era uno de los principales deberes de un soldado de línea.

Para proteger la mecha, si esta no es resistente a la acción de agua por su diseño, se la puede colocar dentro de un tubo o manguera. Una caña de bambú, por ejemplo, puede servir. Como precaución adicional, es conveniente no conectar la mecha o el sistema de detonación a la carga hasta el momento en el que se vaya a emplear estos elementos."





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©