P. Edronkin

El cuaderno de bitácora (IV).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"Esto puede verse de otra manera: a pesar del esfuerzo aparente que se debe realizar para escribir un diario, es algo que se hace una vez, pero queda para toda la vida e incluso para generaciones posteriores.

La mejor manera para empezar a escribir consiste en anotar las ideas que se tengan en forma de oraciones, dejando un buen espacio entre cada una de ellas, y a medida que se nos vaya ocurriendo nuevas ideas, completaremos esos espacios con nuestras palabras.

Escribir es en gran medida una tarea en la que lo más difícil es empezar. A veces puede resultar difícil tomar una idea a partir de la cual desarrollar un texto, pero durante un viaje, las ideas nos vienen servidas en bandeja: son las cosas que nos han sucedido durante el día.

Cerro Gamma, cerca de El Bolsón, Río Negro, Argentina.
Ser los primeros en llegar a la cima de una montaña, como se observa en
este caso, implica bautizarla. Este es el tipo de cosas que vale la pena
conmemorar en los cuadernos de bitácora. Cerro Trapalanda, 1998.


Una vez que se tiene una idea en la cabeza, desarrollarla es solamente una cuestión de expresividad. Imagínese que le describe a un amigo lo que le ha sucedido a usted durante el día, y escriba más o menos las mismas palabras que pronuncia en su mente.

La ventaja de escribir un diario es que no tiene por qué mostrarlo a otros, o al menos, no tiene obligación de hacerlo inmediatamente. Esto significa que puede escribir sus memorias sin inhibición alguna."





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©