P. Edronkin

La legitimidad de los líderes (VII).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"El poder legal:

El poder legal es también una condición necesaria, y en algunos casos suficiente, como para detentar el poder. Es obvio que si una persona se encarama en un puesto de autoridad sin cierta legitimidad para hacerlo, será considerado como un usurpador.

En el mejor de los casos, y si logra mantenerse en dicha posición, será considerado como un líder de facto, pero nunca de derecho, incluso si modifica las leyes o reglamentaciones imperantes a fin de lograr cierta legitimidad aparente.

Esto se debe a que por costumbre, se asume que las reglas modificadas son válidas a futuro, pero nunca retroactivamente y, en consecuencia, no es posible legitimar algo que ya sucedió a través de una norma confeccionada especialmente a posteriori.

En muy pocos casos es posible obtener una legitimación legal de un líder que no ha llegado al poder por medio de las normas preestablecidas. Hay excepciones, pero generalmente requieren tanto de la aceptación de la gente, como así también de un gran poder real y de un convencimiento generalizado de que las normas anteriores, es decir, aquellas que sostenían a los antiguos líderes en el poder, son obsoletas.

Esta es la forma en la que algunos líderes informales y revolucionarios llegan a convertirse en autoridades que cuentan con aceptación popular, poder real, y también poder legal. Solamente se ve esto en casos excepcionales."





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©