P. Edronkin

La legitimidad de los líderes (III).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"La diferencia entre el simple político y el estadista reside en el lapso de tiempo futuro en el que ambos piensan, pues el político solamente piensa en el mañana, mientras que el estadista piensa en la próxima década.

La legitimación de un líder puede darse incluso después de que este haya abandonado el poder. Jesucristo, visto como líder, es un ejemplo muy claro de esto, pues en su tiempo fue vilipendiado, mientras que la veneración por él y sus ideas a gran escala se desarrolló mucho tiempo después de su vida entre los hombres.

Los procesos de legitimación son siempre mucho más cortos en el caso de los líderes formales que en el de los informales por una sencilla razón: los líderes formales surgen de estructuras de poder ya desarrolladas y por lo tanto, su legitimación, si cumplen con los requisitos impuestos, se reduce a una serie de trámites formales.

Los líderes informales encuentran mucho más complicado legitimarse en razón de que por sus orígenes reaccionarios y la estructura de las organizaciones que los sustentan, entran en directo conflicto con las estructuras sociales y de poder existentes, y por otro lado, porque son más propensos a actuar de manera arbitraria en su escalada al poder, quedando cuestionados para la posteridad."





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©