P. Edronkin

Un método para identificar y entrenar líderes (I).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"Una de las cosas que hay que observar constantemente en los nuevos integrantes de una organización es su capacidad. Si alguno posee algún talento en particular, este debe ser potenciado con todo lo que la organización puede ofrecer.

No todas las personas son iguales en cuanto a sus habilidades, y no todas las habilidades son útiles en lo que respecta a una organización, pero dicho esto de otro modo significa que cada tanto aparecen individuos cuyas habilidades y talentos, incluso si no han sido desarrollados, pueden resultar de importancia significativa para el crecimiento de cualquier organización.

Los talentos son los que pueden producir avances excepcionales: Aristóteles fue quien educó a Alejandro Magno. Los individuos promedio – siempre hablando en relación a una escala de valores propia de la organización – no serán capaces de nada más que permitir el mantenimiento de la sociedad o grupo en cuestión. Quizás permitan o posibiliten un pequeño crecimiento inercial, pero pocas veces se podrá esperar de ellos algún cambio paradigmático, pues carecen de la forma de pensar no convencional que es necesaria para ello, no es un líder quien simplemente imita a otros.

La educación promedio sirve para producir gente promedio; los talentos excepcionales necesitan de otra clase de agua para ser regados, y resulta suicida para cualquier nación u organización creer que hay que nivel hacia abajo a quienes son claramente superiores al resto en algunos aspectos, creyendo que de esa manera se le está haciendo un favor a alguien. No existe peor maestro que aquel que induce a un estudiante o alumno brillante a aceptar como satisfaccion el pertenecer a un grupo de menor valía.

Un contexto particular en lo que respecta a la educación de los líderes lo constituyen las dinastías; en estos casos como por definición los futuros líderes crecen en un ambiente en el cual las generaciones presentes ya son líderes, es común que estas personas obtengan una educación mayor al promedio y lo que quizás desde afuera se percibe como liderazgo innato, pero que en realidad es parte de la cultura y formación familiar de las personas dentro de una dinastía. Existen ejemplos de dinastías donde sucede tal cosa, aunque el tema no ha sido ampliamente estudiado puesto que las dinastías son relativamente escasas.

No se puede contar con que cada persona tendrá un talento especial o particular, o incluso si lo posee, si este será aplicable de alguna manera, pero si podemos tener la seguridad de que en una organización que acepte nuevos integrantes, los talentos individuales surgirán tarde o temprano."





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©