P. Edronkin

Métodos para entrenar integrantes de grupos de aventura (VIII).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"Los mecanismos de promoción y recompensa del personal o integrantes en cualquier organización deben existir y deben ser muy claros.

No es posible igualar o nivelar a las personas; no todos poseen la misma capacidad, interés o motivación. Ser verdaderamente justos con cada uno implica devolver en forma de beneficios, privilegios y un reconocimiento abierto lo que cada integrante o miembro de la organización en cuestión entrega de su parte.

Es muy fácil, para quienes no hacen demasiado, quejarse de que otros reciben más, pero la vida, en general nos paga por lo que somos, sabemos y hacemos.

Es cierto que hay casos en los que una persona tiene mala suerte en su vida personal y no logra obtener lo que desea; sin embargo, en organizaciones bien estructuradas es incorrecto pensar que se puede aplicar un tipo de solución que solamente se basa en la imposibilidad de estudiar profundamente la aleatoriedad.

Es decir, cuando resulta imposible juzgar si una persona ha procedido bien o mal en su vida o actividad, y a fin de no generar protestas innecesarias, se recurre a la asignación de recompensas y atribuciones sobre una base materialmente igualitaria.

Sin embargo, eso va en desmedro de los más capaces y motivados, quienes podrán observar en tales circunstancias, que deben “subsidiar” a otros sin obtener nada a cambio.

Por ello es que nuestro sistema jerárquico se basa en el mérito personal, y no en la absoluta igualdad, que puede parecer una cosa muy bonita, pero no tiene aplicación factible en el mundo real. Somos muy estrictos con este concepto.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©