P. Edronkin

Ecologistas lidiando con políticos (II).




Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"Sin el público, cualquier idea ecologista no pasa de ser un mero ejercicio intelectual desde un punto de vista práctico. No es posible obtener leyes, subsidios ni protección si no hay sustento popular, y este no puede obtenerse sin el apoyo de la gente.

Sin el público no es posible hacer ecología.

Este proceso de concientización pública es elaborado y requiere tiempo, pues en muchos casos es necesario hacer que el público tome conciencia de conceptos e ideas nuevos, que bien pueden ser contrarios a sus costumbres e incluso a su sentido común superficial o perceptible.

Sin embargo, el proceso en cuestión puede dividirse de forma sintética en tres etapas. Una consiste en hacerse escuchar entre la opinión pública, el otro, en despertar el interés de los políticos, y el tercero, en sancionar las normas de la mejor manera posible.

No es mi intención hacer aquí y ahora un análisis pormenorizado de cada uno de ellos sino simplemente despertar una inquietud hacia la prudencia en vista de la naturaleza de dicho proceso.

El problema de esto es que dos de estos tres pasos requieren de actividad política o en relación con los políticos y, podemos decirlo honestamente, tal relación puede resultar tormentosa, pues por un lado, el ecologista se ve mezclado en un entorno para el que difícilmente se encuentra preparado, y por otra parte, asume compromisos cuyas consecuencias pueden ser imprevisibles."




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©