P. Edronkin

Consejos de trekking: técnicas para enfrentar el mal tiempo en las excursiones (VIII).




Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

"Como norma general para seleccionar leña, tenga en cuenta que aquella que es mejor para encender fogatas es la que no requiere de hachas o machetes para ser cortada, ya sea porque no está verde, o bien porque es de un diámetro suficientemente pequeño.

Para encontrar leña seca cuando el terreno o el ambiente se han humedecido o en circunstancias de supervivencia, los mejores lugares donde buscar son todos aquellos que quedan protegidos naturalmente del agua, como ocurre en las cuevas, extraplomos, debajo de grandes troncos o piedras, debajo de trozos de corteza o grande shoas de plantas, etc. También se debe buscar por debajo de lonas, mantas, bolsas de plástico o vehículos, en caso de ya haber montado un campamento.

La reserva de leña puede dividirse en dos partes: una cantidad de ramas pequeñas puede almacenarse dentro de una bolsa de plástico a fin de evitar su extravío, diseminación o humedecimiento, y el resto, de mayor tamaño, simplemente se almacena en forma de atado o fajina. De hecho, los elementos habituales de un campamento puede usarse para mantner leña seca. Por ejemplo, dar vuelta una embarcación como un gomán, kayak o pequeño bote puede ayudar a mantener cosas secas por debajo de él.

Un aspecto importante, sobre todo en caso de que exista un persistente clima húmedo, es planificar la obtención de ulteriores reservas de leña y - si es necesario - su secado. Es indispensable contar siempre con una cantidad suficiente de leña seca o combustible como para iniciar un fuego auqneu sea pequeño poer suficiente como para poder colocarle poco a poco madera húmeda sin que se apague la fogata y se puedan ir secando los leños húmedos y combustionando uno tras otro. No hay que ahogar el fuego con madera húmeda, y si se observa que el fuego empieza a languidecer, será necesario apartar algunos leños húmedos como para permitirle al fuego volver a extenderse un poco.

Es importante advertir que al retirar leños del fuego, pueden tener brasas encedidas adheridas a ellos, o quizás incluso ya pueden haberse encendido, por lo que no hay que arrojarlos a cualquier parte o en cualquier dirección. Hay que dejarlos al lado de la fogata, teneiendo todas las precuaciones habituales para el cuidado del fuego y prevención de incendios.


Es posible acaparar troncos de gran tamaño, particularmente en

regiones en las que puede ser difícil obtener leña seca, pero en

todos los casos habrá que trabajar adicionalmente para cortarlos .



Para minimizar el volumen ocupado por el atado de leña de reserva, usted simplemente debe tratar de quebrar la madera en trozos de no más de veinte o treinta centímetros de longitud."




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©