P. Edronkin

Enrique Oliva, alias Francois Lepot, está equivocado respecto del Rey de la Araucanía (XVII).




Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Pero hay una cosa más relacionada con este tema, y es que tales críticas y ridiculizaciones son una expresión más de esa perniciosa manía que tenemos las personas cuando actuamos en base al resentimiento y la disconformidad, consistente en criticar cualquier cosa y a cualquier precio.

Quien tiene a la verdad e su lado no necesita del escándalo, sino solamente las palabras que y los hechos que hablan por sí mismos.

Tanto en Chile como en la Argentina se habla de los héroes de nuestras respectivas campañas independentistas. O’Higgins, San Martín y otros son venerados como semi dioses, al menos en el plano teórico, pero en la práctica, ambas sociedades han fracasado en brindar a su población en los ideales que estos patriotas querían brindar a sus naciones.

Los gobiernos de estos dos, y por qué no, también de otros países latinoamericanos han estado muy por debajo de las aspiraciones de estos hombres, y solamente basta compararnos con países de similar antigüedad, pero de otras latitudes, para entender esto: Canadá, Nueva Zelandia y Australia vienen a la memoria, y muy difícilmente podamos decir que existe alguna comparación posible entre como vivimos aquí y como se vive allí.

Yo he vivido fuera de mi país, en Alemania, y sé que como se hacen las cosas aquí no es precisamente como se llegará hasta allí.

Algunas de esas cosas que podemos aprender de ellos es a valorar y respetar el esfuerzo humano, a construir héroes humanos que sirvan de ejemplo aplicable a la gente, y a trabajar seriamente.

No todos combaten en guerras impresionantes o cruzan cordilleras con ejércitos, por lo que tales ejemplos si bien valiosos, sirven de poco concretamente para el ciudadano común, y la realidad es que más allá de leer reiteradamente la historia de estos héroes, cualquier ciudadano de la Argentina o de Chile poco puede extraer de ellos como ejemplo personal.

¿Eran buenos padres? ¿Eran magnánimos con sus prisioneros? ¿Tenían un perro? Estas preguntas tan simples son las que en realidad definen a los líderes que la gente va a seguir porque se identifican con ellos.

Creo que son pocos los que aquí pueden contestar estas preguntas, y esto no es debido a la falta de estas cualidades en quienes son vistos como héroes, de ninguna manera, pero al hecho de que es bastante común que nuestros intelectuales esconden parte de la historia que no les gusta, tergiversan lo que pueden adaptar a sus fines y resaltan lo que desean resaltar, faltando a la verdad por su propio entusiasmo.

En consecuencia, nuestros héroes de todos los días no son humanos y no se los puede siquiera criticar. Y junto con esos héroes van también nuestros conceptos de patria, historia y dignidad, que se convierten más en tabúes que no pueden cuestionarse, que en valores humanos.

Por eso, cuando aparece alguien o algo distinto, se lo destruye, para evitarse la molestia de tener que hacer una autocrítica, aunque tengamos nosotros mucho que aprender antes de tener la altura moral suficiente como para criticar.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©