P. Edronkin

Las críticas contra el Príncipe de la Araucanía y Patagonia carecen de sustento (II).




Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

La falacia "ad hominem" es empleada por niños y neuróticos de manera instintiva, y por abogados y políticos de forma explícita, para evitar caer en situaciones comprometedoras.

Como es una técnica persuasiva, convence, pero en términos estrictos, no es veraz.

Desacreditar al adversario de manera personal, y no por sus argumentos es, en consecuencia, una mentira persuasiva; nada más, y por ello, ya es posible determinar que estos trabajos son inválidos en sus aspectos globales.


Bosque valdiviano.
Un típico bosque Valdiviano, común en los Andes Patagónicos
Fotografiado por Alejandro Edronkin, en 1992.



Aparte de esta cuestión, creo que todo buen cristiano debe tener en cuenta que antes de resaltar los errores y flaquezas ajenas, hay que hacer penitencia por las equivocaciones de uno mismo.

Los argentinos reclamamos las Islas Malvinas como propias, pero a través de estos artículos denostamos a quien tiene un reclamo en contra nuestra.

A nosotros nos ofende que mancillen nuestra bandera, pero no tenemos problemas de mofarnos de otra nación e inmiscuirnos en sus cuestiones internas, pues si Antoine i era un gobernante legítimo o no es, en todo caso, una cuestión que tendrían que aclarar los indios y los habitantes de lo que fue, supuestamente, ese reino.

¿Y qué hay si el reclamo de esta gente es justo? ¿No estaríamos cometiendo una injusticia?

Y si no lo es, entonces empleemos la cabeza para demostrar racionalmente que tenemos razón, porque el hecho es que tanto Argentina como Chile ocuparon militarmente esas tierras, así que es difícil creer para cualquiera que un análisis objetivo e imparcial puede provenir de nosotros. Si encima de ellos nos lanzamos a la sorna, los que estamos haciendo el ridículo somos nosotros.

Más allá de quién tiene razón en cada reclamo, a nosotros no nos ha agradado que Inglaterra ni siquiera nos escuche, y nosotros creemos con todo fervor tener la razón.

A los descendientes de Antoine i y a los indios, somos nosotros quienes no los escuchamos, y creemos que están equivocados

¿Quieren saber algo? Yo viajo bastante fuera de la argentina, y en las diversas ocasiones en las que hablé con otras personas acerca del tema de las Malvinas, algunos nos dan la razón y otros no, así que prima facie no podemos decir tampoco que tenemos la justicia de nuestro lado en el tema de las islas porque hay mucha gente que no nos apoya.

Y yo me pregunto ¿Vamos a dejar de insistir en este punto porque no nos apoyan? ¿Nos parecería bien que nos insultaran e ignoraran por ello? ¿Nos parece justo que nos quiten algo nuestro y encima se burlen de nosotros?

Y me vuelvo a preguntar ¿Y acaso los descendientes de Antoine I deberían dejar de cejar en sus reclamos porque los argentinos o chilenos lo ordenan? ¿Y acaso se sentirían bien si los insultáramos ?

Piensen que para un noruego, ruso, estadounidense o japonés, lo que nosotros decimos acerca de las Malvinas es tan relevante como lo que los descendientes de Antoine i están sugiriendo.

Creo que antes de continuar con críticas periodísticas que resultan a todas luces ofensivas, tanto argentinos como chilenos deberían demostrar un poco mas de estatura intelectual como para hacer críticas bien fundamentadas, porque en Internet todo el mundo puede leerlas, y no se trata de una broma denostativa hecha en un bar, entre amigos.

El empleo como técnica de críticas que resultan evidentemente hirientes, y por lo tanto desacreditan la posición tanto de argentinos como de chilenos.

Quien posee razón no necesita repartir sablazos. Quien posee la razón no necesita mofarse. Quien tiene razón no necesita descalificar al adversario.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©