P. Edronkin

Problemas de convivencia en los grandes grupos de viaje y formas de evitarlos o resolverlos (I).




Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

'Para tener éxito en ventas, simplemente hable con la gente todos los días, y ello es precisamente lo excitante: hay mucha gente...'

- club, asociación, etc. al número de participantes - salvo que de ello se obtenga alguna ganancia en el sentido económico - es algo equivocado.


Expedicion al Volcan Lanin
Exploradores camino del Volcán Lanín: esta expedición obtuvo hacia 1960 el récord
de velocidad para una ascención a esta montaña ubicada en la Provincia de Neuquén,
en Argentina, aunque solamente tres de sus integrantes llegaron a la cumbre por
problemas entre sus integrantes y el cansancio generalizado. Foto: Yolanda Braun.


Cuando el fin de una actividad organizada al aire libre es económico, naturalmente, para los organizadores el mayor número representará una mayor ganancia, y ello será seguramente bueno para ellos.

Esto es normalmente extrapolado hacia otro tipo de actividades al aire libre y por consiguiente, es muy común pensar que el número hace al éxito.

Sin embargo, todos estos años de experiencia demuestran que los grupos de trekking, campismo, etc. más efectivos y de los que se obtiene una mayor satisfacción para todos los participantes, son aquellos que cuentan con un número inferior a ocho personas.

Esto tiene diversos fundamentos, siendo el primero la simple percepción que tenemos los seres humanos sobre lo que nos rodea.

En efecto, la mente humana tiene una estructura tal que cuando se tiene un número de objetos enfrente, ya sean estos personas, piedras, carpas o árboles, el cerebro trata a estos objetos de manera muy diferente según sean más de siete ú ocho, o menos.

Mientras el número de objetos se mantenga por debajo de esa cifra, se desarrolla lo que podríamos denominar "percepción individual", mientras que si el número excede esta cifre, nuestra mente trabaja con "percepción de bultos".

Para decirlo de otra manera, los seres humanos percibimos a menos de siete ú ocho personas como individuos, mientras que si son más, los percibimos como una multitud.

En un entorno agreste ello no es aconsejable por el mero hecho de haber huido de las multitudes de la ciudad; pero por otra parte, al no poder descargarse tensiones por otro camino, serán nuestros compañeros quienes recibirán las nuestras, y seremos nosotros el blanco de descarga de las tensiones de todos los demás.

Resulta entonces evidente que si hay un mayor número de personas, ese cruce de tensiones será mayor. Para tres personas hay nueve "hipótesis de conflicto", para cuatro, hay dieciséis, pero para diez personas, hay cien conflictos en puerta, pues esto será el resultado de todas las discusiones posibles, desacuerdos y desagrados personales que podrían existir entre todos los participantes.

Ahora bien, cuando salimos a pasear por el bosque o la montaña, deseamos pasar un buen rato, y en muchos casos ello dependerá de las buenas relaciones que tengamos con quienes pasean con nosotros.

Si la caminata o paseo es de más de un día, entonces será inevitable que la convivencia - o la falta de ella - determine de manera preponderante cuál será el resultado de dicha actividad.

Más aún, si el viaje se trata de una expedición más que de un paseo, entonces la convivencia, y por ende, el grupo humano, resultan fundamentales.

La primera conclusión de todo esto que se puede extraer es que no debe organizarse una expedición con personas que no se lleven bien entre ellas.


The Search Engine for Exploration, Survival and Adventure Lovers © - Andinia.com ©